Cuidemos al cuidador
Cuéntame tu historia
Juegos
Tips
Untitled Document
 
Home Contáctanos
 
Mostrar listado de articulos
 
(06/09/2011) CADA EDAD CON SU CUIDADO





Cada edad
con su cuidado


Una frase manida indica que siempre es mejor prevenir que lamentar, de manera que para garantizar que el organismo funcione óptimamente, o bien para atender oportuna o adecuadamente cualquier trastorno de salud, la medicina recomienda seguir una serie de cuidados de acuerdo con la edad que se tenga. Idalia De León

En la adolescencia

l Actividad física. Es el momento para afianzar la disciplina de alguna práctica de ejercicios físicos, ya sea acudir a un gimnasio, practicar algún deporte (voleibol, muy común en la secundaria), manejar bicicleta o hacer pilates. El ejercicio físico favorece el tono y la capacidad muscular, al tiempo que mantiene en buen estado el ritmo cardíaco.

l Cuidado de la piel. Existe consenso entre los dermatólogos y cirujanos plásticos de que el momento ideal para empezar a cuidar la piel es durante la adolescencia. Muchas de las pecas, manchas y arrugas, e incluso enfermedades como el cáncer de piel que surgen en la edad madura, pueden retrasarse o evitar su aparición con la protección adecuada durante la juventud. En principio, jamás se debe tomar sol sin un protector solar potente y la práctica de desmaquillarse y limpiar la cara antes de acostarse debe cumplirse religiosamente. Igualmente se recomienda mantener la piel hidratada mediante el uso de cremas y consumiendo líquido en abundancia. A partir de la adolescencia y para toda la vida, el cuidado de la piel debe ser permanente, lo cual incluye chequear si hay cambios o molestias en lunares.

l Alerta con la alimentación. Mantener a raya las chucherías, los refrescos y la comida chatarra. Amén de que los dos primeros contribuyen con la aparición de caries (cuando hay mala higiene dental) el exceso de azúcar o de sal pueden abrir el camino hacia futuros problemas de diabetes o hipertensión cuando la dieta se concentra primordialmente en este tipo de alimentos.

l Cita oportuna. La primera visita al ginecólogo se recomienda a partir del inicio de la vida sexual, momento en el cual se debe incorporar la práctica de realizarse, periódicamente, la prueba del sida y el Papanicolau.

l Tocarse. En las mujeres, la práctica del autoexamen de mamas debe realizarse cinco días después de cada menstruación, con el objetivo de identificar, a tiempo, la aparición de alguna irregularidad. Aunque este examen no sustituye a los realizados por el médico especialista, es la vía más expedita y sencilla para prevenir el cáncer de mama.

l Vacunarse. Hay que cerciorarse de estar vacunado contra la Hepatitis B y contra la rubeola, enfermedad ésta que, de contraerse durante el embarazo, puede ocasionar problemas congénitos en el bebé.

 

Entre los 20 y los 40

l Primera evaluación. Un chequeo médico completo cada año que incluya evaluación de riesgos por antecedentes familiares, examen de sangre completo y análisis de orina en la mujer. En el caso de los hombres se debe agregar examen de colesterol, perfil de riesgo cardíaco, electrocardiograma y radiografía de pulmones.

l Sonrisa impecable. El cuidado de los dientes no debe desatenderse nunca. La correcta higiene bucal, de la mano de la visita anual al odontólogo, debe garantizar una dentadura sana para toda la vida.

l  Cuidado íntimo. En estas edades, la visita periódica al ginecólogo es fundamental para frenar el avance de algún problema vinculado con el aparato reproductor.

l Ojo con el peso. Se dice que los tres momentos en los que la mujer corre mayor riesgo de alterar su peso son en la pubertad, el embarazo y en la menopausia. Entre los 20 y los 40 años oscila el rango de edades cuando se suele tener hijos, de manera que el cuidado en la dieta y el régimen de ejercicios nunca debe estar fuera de agenda. Los hombres, por su parte, también deben cuidar su alimentación debido a que en ellos la incidencia de enfermedades cardiovasculares (asociadas a sedentarismo) suele ser superior.

 

De 40 en adelante

A partir de esta edad una serie de exámenes médicos empiezan a formar parte de la rutina de la mujer:

l Mamografía. Se trata de un examen de rayos X que permite identificar la presencia o no de quistes u enfermedades mamarias. Primordialmente lo que se busca es detectar signos de cáncer de mama. Se recomienda realizarlo una vez al año.

l Densitometría ósea. Es un estudio orientado a examinar los huesos e identificar en qué rango se encuentra su densidad, con miras a prevenir o aplicar el tratamiento adecuado a problemas como oteoporosis u osteopenia. El examen es anual.

Los hombres también deben realizarse periódicamente dos exámenes para descartar cáncer de próstata, muy común a partir de los 45 años de edad.

l Antígeno prostático específico. Es una examen mediante el cual se puede observar la cantidad de un tipo de antígeno, una glucoproteína presente en las células epiteliales de la próstata. Si se encuentra en abundancia, se podría sospechar de la presencia de cáncer, lo cual puede confirmarse con una biopsia. Después de los 45 años debe realizarse anualmente.

l Tacto rectal. Permite identificar si la próstata ha aumentado de tamaño lo cual puede ser indicativo de presencia de cáncer.

 

En la tercera edad

l Vitaminas. Los nutrientes que proporcionan los alimentos pueden complementarse con suplementos vitamínicos indicados por el médico de confianza.

l Ojo con el peso. Después de los 60 años debería estarse atento ante una notable pérdida de peso (podría indicar presencia de cáncer, problemas con la tiroides o deficiencias en la absorción intestinal) y ante trastornos de memoria. Un geriatra o un médico internista está en capacidad de detectar cualquier anormalidad y realizar los exámenes pertinentes.

l Siempre activos. Mantenerse activo física y mentalmente es importante para una vejez plena. En este sentido se recomienda no desatender el cultivo de amistades, la practica de algún tipo de actividad física o algún hobbie como leer, armar rompecabezas o llenar crucigramas, por ejemplo. 

l Salud visual y auditiva. La evaluación oftalmológica bianual es necesaria para  detectar vicios de refracción o glaucoma. Visita a tu ORL y cumple la audiometría. Con los años puede existir dificultad en escuchar (hipoacusia) y propiciar el aislamiento.

 

 

CONSEJOS INFALTABLES

l Caminar, hacer yoga o nadar son excelentes opciones para mantener una rutina de ejercicios de media hora diaria, como mínimo

l Evitar el cigarrillo, no beber en exceso y controlar las adicciones en general prolonga el bienestar

l Beber mucha agua. Mínimo ocho vasos diarios

l Alimentarse saludablemente. La dieta debe incluir, equilibradamente, alimentos de los diferentes grupos alimentarios los cuales proveen los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.  Es importante insistir en vegetales, cereales y frutas. Las mujeres deben preocuparse aún más por consumir vegetales verdes con el fin de compensar la deficiencia de hierro que pueda causar el ciclo menstrual.

l Cultivar un estilo de vida en que haya espacio para el esparcimiento, para la práctica de un hobbie o de alguna actividad que brinde relax, es importante para obtener serenidad y balance.

l Siempre que pueda descanse. Dormir bien es una sana costumbre. Está comprobado que ayuda a vivir más y mejor. l

Fuentes consultadas: Médico internista Libia Henao l Médico Neurólogo Ciro Gaona www.semeolvidatodo.com l Cirujano plástico Alberto Marrero l www.medlineplus.com

Imprimir
CopyRight 2007. Todos los derechos reservados