Cuidemos al cuidador
Cuéntame tu historia
Juegos
Tips
Untitled Document
 
Home Contáctanos
 
Mostrar listado de articulos
 
(15/02/2011) EL AMOR COMIENZA EN EL CEREBRO


CARACAS/VENEZUELA

El amor comienza en el cerebro

Un conjunto de neurotransmisores se encarga de generar todo tipo de emociones ligadas al placer de tener pareja. Estudios indican que para los hombres, las caderas grandes son más importantes que los senos voluptuosos. "Es un aspecto primitivo asociado a la fertilidad", dice el neurólogo Ciro Gaona

Por Andrea Small Carmona

 

 

 


 

Cuando la gente se enamora dibuja corazones. Sin embargo, la gran mayoría de los procesos biológicos que ocurren cuando la gente se siente atraída por otra persona tienen lugar en el cerebro, algo en lo que pocos se detienen a pensar hoy, cuando se celebra el Día de los Enamorados.

"Si yo estoy locamente enamorado y me trasplantan el corazón, voy a seguir enamorado de la misma persona. Pero si fuese posible un cambio de cerebro, con toda certeza no continuaría sintiendo lo mismo, debemos tener muy claro que somos cuerpo, alma, espíritu y cerebro también" ilustra Ciro Gaona, médico neurólogo de la Clínica Loira.

"El cerebro es un complejo e interesante órgano de kilo y medio,  material y espiritual, que funciona gracias, entre otros aspectos, a una serie de contactos eléctricos y sustancias químicas conocidas como neurotransmisores".

Así, logra organizar y ejecutar todas las funciones motoras, sensitivas, físicas y materiales del cuerpo.

"Cerebro es amor, respeto, generosidad, pasión, sensualidad, honestidad, felicidad y libertad".

"La mayoría quedaría sorprendidos con la cantidad de interesantes procesos que allí ocurren cuando la gente se siente enamorada", asegura Ciro Gaona.

Es así como tres neurotransmisores juegan un papel clave durante la primera fase del enamoramiento: la dopamina, la noradrenalina y la serotonina.

"La dopamina es en realidad la gran responsable de la sensación de enamoramiento.

Es la sustancia que tiene que ver con el gusto, el placer, la ilusión y motivación para emprender acciones y el sistema de recompensa, que nos hace ver a la otra persona como nuestro gran premio en la lotería de la vida, nuestro premio gordo; mientras, que la noradrenalina es la que se encarga de fijar la atención en algunas cosas más que en otras. En este caso, estaríamos hablando de nuestro objeto de deseo. La serotonina permite mantener nuestro equilibrio emocional y sus modificaciones facilitan nuestra tendencia obsesiva hacia nuestro ser amado, pensamos permanentemente en esa persona y es el principal motivo de nuestras conversaciones e interés", detalla el experto.

El efecto que tiene la dopamina sobre la función del enamoramiento es tan fuerte e intenso, que la presencia de obstáculos en una relación puede incluso potenciar la producción de esta sustancia. "Un ejemplo perfecto de esto es cuando dos personas mantienen una relación a distancia y son capaces de viajar una enorme cantidad de kilómetros con tal de compartir intensas pero pocas horas con nuestra amada. Condiciones como esa inspiran reacciones que derivan en la segregación de grandes cantidades de dopamina, lo que genera placer", argumenta Ciro Gaona cuyos trabajos pueden ser leídos en el sitio www.semeolvidatodo.com y www.masymejorvida.com.

Amor eterno.

Algunas teorías antropológicas sugieren que la monogamia puede llegar a durar, como mucho, cuatro años. Pero a juicio de Ciro Gaona, el amor eterno sí es posible.

"Cuando se termina la fase de enamoramiento y atracción sexual incontrolable, comienza otra que tiene que ver más con la estabilidad a largo plazo", explica.

Durante ese período, otros dos neurotransmisores entran en acción: "El cuerpo comienza a segregar dos hormonas distintas, que son la oxitocina y la vasopresina.

Aunque la primera está estrechamente vinculada a la lactancia materna y la segunda, al equilibrio de la presión arterial, también es cierto que juegan un papel importante en la estabilidad emocional que implica tener una pareja y mantenerla en un esquema de monogamia por tiempo indefinido".



Sin embargo, la producción de esas sustancias requiere de un esfuerzo compartido y trabajo en equipo porque necesita ser estimulada: "Por eso siempre recomiendo a la pareja reinventarse, hacer y compartir juntos,  acariciarse y besarse, respetando el espacio personal , compartir aromas y sabores,  que los construyan como unidad".

A juicio de Luz Jaimes, presidenta de la Sociedad Venezolana de Sexología Médica, entre la fase de enamoramiento y la estabilidad duradera de una relación, también está esa en la que el sexo se convierte en el protagonista de la relación: "En nuestra sociedad, el mejor sexo está íntimamente relacionado con el amor que sentimos hacia la persona con la que nos acostamos. En otras palabras, disfrutamos más del sexo gracias al puente que nos tiende el amor". La médica recomienda explorar los gustos del otro y reinventarse con creatividad.

Imprimir
CopyRight 2007. Todos los derechos reservados