Cuidemos al cuidador
Cuéntame tu historia
Juegos
Tips
Untitled Document
 
Home Contáctanos
 
Mostrar listado de articulos
 
(06/06/2010) El éxito del XII Simposio nos da más esperanzas y fuerzas de lucha para superarnos
 

Boletín Digital Neurociencias

 
Lo logramos de nuevo gracias al trabajo de un equipo inquebrantable

El éxito del XII Simposio nos da más esperanzas y fuerzas de lucha

Roberto Bozo CNP 4784/Prensa Neurociencias

Más de 1.500 personas asistieron a las instalaciones del Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, para el XII Simposio Interdisciplinario sobre la Enfermedad de Alzheimer.
 

No fue un amanecer como cualquiera de los otros 364 del año. Cuando los primeros rayos del sol de aquel memorable día, dejaron ver el resplandor y belleza del Coquivacoa y la fachada del Centro de Arte de Maracaibo Lía de Bermúdez dibujó sus líneas sobre la Avenida Libertador, una multitudinaria cola de personas le daba la vuelta, al centro de arte, para protagonizar el principal evento de neurociencias que se realiza cada año en Venezuela: El XII Simposio Interdisciplinario sobre la Enfermedad de Alzheimer.

A las ocho y media de la mañana la Doctora Gladys Maestre, coordinadora general del evento y presidenta de FundaConCiencia instaló el simposio. Mil quinientas personas, incluyendo centenares de miembros de nuestras valiosas e imprescindibles asociaciones aliadas, plenaron el área central, los palcos y las plateas de la antigua estación de trenes, luego mercado municipal, hoy convertida en centro de arte y, aquel maravilloso día, en la sede de nuestro principal evento anual.

Seguidamente la Economista Mira Josic tomó la palabra. La presidenta de la Fundación Alzheimer Venezuela hizo una exposición donde planteó la necesidad de unir esfuerzos de todas las organizaciones aliadas en la lucha contra este mal. Mira fue muy aplaudida por los representantes de las asociaciones de todo el país y por el público en general.

La Vicerrectora Académica de la Universidad del Zulia, Doctora Judith Aular de Durán hizo una detallada exposición de cómo LUZ apoya la investigación y el desarrollo de las neurociencias. Una vez concluido el acto protocolar de instalación del simposio, comenzaron las ponencias.

La Doctora Inara Chacón, de la Universidad del Zulia y de nuestro equipo, abrió este ciclo con el “Funcionamiento ejecutivo en la población marabina”. Todo marchaba excelente hasta que un seco y fuerte ruido precedió una interrupción del servicio eléctrico. Es decir, un apagón…

¡Bravo Ciro!

Todos nosotros nos miramos con los ojos muy abiertos. Los de Gladys querían abarcar e iluminar todo el recinto con una expresión de incredulidad y asombro…un temor nos invadió. La real posibilidad que los invitados comenzaron a salir del teatro nos paralizó, hasta que Ciro, en una espontánea y acertada reacción brincó al escenario y, con su elocuencia y verbo característicos, se apoderó de la escena. A capela acaparó la atención del más del millar de asistentes y comenzó su brillante intervención.  

A falta de luz el Dr. Ciro Gaona brillo con su intervención. (Foto: Roberto Bozo)
 

Motivó al público hasta el delirio. Se movía por todas las tablas, gritaba, agitaba los brazos, contorsionaba todo su cuerpo y poco a poco se convirtió en el centro de las miradas y en el polo de atención de los presentes. Guao Ciro, bravo…bravo.

El caraqueño intervino, improvisando y sin detenerse ni un segundo, durante los muy largos tres cuartos de hora que duró el apagón. Nadie se movió de su asiento, aplaudían, se reían, olvidaron la penumbra reinante y el incipiente calor.

De repente la sala se volvió a iluminar. Resplandor sólo opacado por una cerrada ovación. Aplausos a la luz, a nuestra perseverancia y a las peticiones individuales de cada uno de nosotros y, seguramente de todos los asistentes, al Todopoderoso para que volviera la luz. Otro bravo a Ciro.

 
Dr Adam Brickman de Columbia University. (Foto: Roberto Bozo)  

Una vez superado el incidente, Inara terminó su ponencia. Le tocó el turno al Doctor Daniel Brauner, de la Universidad de Chicago, quien disertó sobre los “Cambios tempranos del lenguaje en la enfermedad de Alzheimer” en su inglés descifrado, para el foro, por una traducción simultánea de Gladys.

Luego de un corto receso continuó el simposio. El Doctor Adam Brickman de la neoyorquina Universidad de Columbia hizo su ponencia ”Estructura del cerebro y la Enfermedad de Alzheimer”. Una ronda de preguntas y respuestas antecedió el receso del almuerzo.

 
Los psicólogos Asdrúbal Huerta y Victoria Tirro, expusieron temas relacionados con la enfermedad del Alzheimer durante el XII Simposio.
Un par de horas después y con la misma asistencia del comienzo de nuestro evento se reiniciaron las actividades. El psicólogo caraqueño Asdrúbal Huerta expuso “Cómo afrontar el diagnóstico del Alzheimer” seguido de su paisana y colega Victoria Tirro quien habló de “El Alzheimer desde la óptica del paciente” quien cerró el ciclo de ponencias.
Llegó la hora de reconocer esfuerzos, perseverancia y amor. Un nutrido grupo de pacientes y cuidadores recibieron sus reconocimientos en un emotivo momento. Uno a uno subieron al escenario emocionados hasta el llanto y, muy orgullosos recibieron sus significativos certificados. Más que unos diplomas, eran verdaderas joyas que premiaban su dedicación.  
Sra. Rossy de Abudei recibiendo el reconocimiento de FundaConCiencia. (Foto: Roberto Bozo)
 

Cantos, bailes, alegrías, sentires y mucha emoción

Los bailes estuvieron a cargo del Taller de Estimulación Bio-Psico-Social” de la Sra. Gladys Maestre.
 
El escenario del CAM-LB se llenó de alegría y más emociones. Diez parejas del “Taller de Estimulación Bio-Psico-Social” de la señora Gladys le dieron vida a cantos y bailes que hicieron poner de pie a todo el auditorio, quienes participaron espontáneamente del performance. De nosotros, el Señor Raúl, la Señora Gladys, Javier y Marcos mostraron grandes destrezas histriónicas y dejaron, por un momento, la rigidez de la mesa de arquitecto, los talleres psicopedagogos, el laboratorio y las computadoras. Bailaron y actuaron, como los mejores, en un inolvidable y emotivo momento.
 
Le tocó el turno a Neva y su grupo. Nos hicieron estirar y encoger, meditar, reflexionar y sentir que la vida es igual para todos. Que todos, absolutamente todos, tenemos las mismas oportunidades de vivir con dignidad. Las condiciones individuales no son obstáculos para los logros en nuestra existencia terrenal. Otro gran momento.  
Ejercicios de meditación a cargo de la Sra. Neva y un grupo de entusiastas participantes. (Foto: Roberto Bozo)
 
 

Las emociones continuaron con mayores decibeles. Un grupo de jóvenes interpretaron canciones de todas las épocas. Desde pop y baladas hasta la Novena Sinfonía de Beethoven. Esta “Canción de la amistad” hizo brotar lagrimones hasta a los más escépticos asistentes y a todos nosotros, en otra hermosa e inolvidable actuación.

Llegó la hora de bajar el telón. El XII Simposio llegó a su fin. Las caras de cansancio de todos nosotros expresaban el gran esfuerzo colectivo de un gran equipo de trabajo. Caras exhaustas pero corazones rebosantes de alegría y satisfacción. Alegría por el evidente éxito del evento y corazones alegres por la esperanza, convertida en certeza, de una heroica misión cumplida.

El sentir superó el desgaste. Se cerró el telón de este simposio pero inmediatamente se abrió el abanico de planes y proyectos para el próximo año y para la siguiente década.

Comenzaremos el segundo decenio de este siglo con la Semana del Cerebro y por supuesto ni los avatares de situaciones circunstanciales, ni la desesperanza de la falta de liquidez y ni el sudor del esfuerzo, nos hará rendirnos en la maravillosa tarea de ayudar a quienes nos necesiten. Desde el mismo momento cuando Gladys cerró el evento, comenzamos la titánica tarea de organizar el XIII Simposio de la Enfermedad de Alzheimer, de luchar por una esperanza de mejor vida para quienes padecen algunas de las patologías que nos son pertinentes, quienes son nuestra causa de lucha, de dar lo mejor, de nosotros mismos por una vida digna para todos los quienes nos rodean.


Tenemos ante nosotros muchos nuevos retos, otros ciclos, más luchas e infinidad de esperanzas. Ánimo, fuerza de trabajar incansablemente y convicción para conseguir nuestras metas. Dios ha de darnos las fuerzas y los recursos para ello. Démonos un gran aplauso a nosotros como equipo organizador del simposio y a toda la audiencia. Definitivamente, todos, quienes somos un gran monolito, nos lo merecemos.

       
 
 
 
 
 





Imprimir
CopyRight 2007. Todos los derechos reservados